No hemos captado como funciona la Semana Mundial de la Lactancia

“Te metiste en camisa de 11 varas” dijo #LauMiConcierge, mientras tocábamos el tema de mi crisis existencial en stories por la Semana Mundial de la Lactancia.

 Todo empezó con un story impulsivo que decía algo así:

“Ahí viene la semana mundial de la lactancia y es probable que recibas mucha información que diga que es fundamental lactar a tu bebé. Si (como yo), no diste chichi, no te sientas mala madre. No estás sola y lo que está mal es juzgar la maternidad de las demás. La lactancia es excelente. La fórmula es excelente. La paz mental es importante y nadie tiene por qué juzgarte. Eres buena mamá.”

WTF con los ataques… como si un tipo de mamá fuera mejor que la otra. Estamos comparando a personas por las decisiones que toman desde un lugar de amor a sus hijos. POR?!!

100% respaldo lo que dije. Jamás debemos sentirnos juzgadas por las decisiones que tomamos como madres y no debemos permitir que NADIE nos haga sentir mal por nuestras decisiones. Cesárea y parto, lactancia y fórmula, homeschool y escuelas, baby led weaning y papillas. Da igual. Escoge lo que quieras. Nadie debe juzgarte. PUNTO.

PERO me puse a investigar tomando en cuenta algunos datos que amablemente me compartieron y me di cuenta de que la competencia entre lactancia y paz mental no tiene nada que ver con la Semana Mundial de la Lactancia. Entonces decidí hacer este post para entender el objetivo de la Semana Mundial de la Lactancia.

Empecemos con un poco de historia y datos

La Semana Mundial de la Lactancia es una campaña que empezó en 1992 tras la fundación de la World Alliance for Breastfeeding Action (WABA). WABA es una red de organizaciones dedicadas a proteger, promover y apoyar la lactancia a nivel mundial, trabajando de la mano con UNICEF, la OMS. La campaña de la Semana Mundial de la Lactancia busca crear conciencia e impulsar la acción sobre temas relacionados con la lactancia materna. (WABA, s.f.)

  • El principal objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es incrementar la lactancia materna exclusiva (LME) a un 50% a nivel mundial. En el 2018 se estimaba que este porcentaje estaba en un 41%. (OMS, 2018)
  • La desnutrición está ligada a la muerte de 2.7 millones de muertes de niños al año, representando un 47% de las muertes infantiles totales. Incrementar la tasa de LME podría disminuir 820,000 muertes anuales por esta causa. (OMS, 2021)
  • La lactancia materna funciona mejor cuando las madres tienen una comunidad informada y cariñosa que las ayuda a resolver las preguntas y problemas inevitables, así como un entorno de trabajo de apoyo. (McCarthy, 2020)
  • En México, se registró una tasa de lactancia materna de 30.8% en el 2015 (ENIM, 2015)

Sigamos con lo que NO es

No es una escusa para juzgar a otras mamás por hacer las cosas diferente a nosotras. Tampoco es una celebración. No se trata de una forma de competir a ver quién lacto más. Y, aunque no lo crean, tampoco es una campaña en contra de la fórmula. Osea si, pero no.

La lactancia es mejor, si. Pero la fórmula es un excelente sustituto cuando se utiliza de manera adecuada. De hecho, la fórmula es la mejor herramienta para suplementar la lactancia y alimentar a recién nacidos con riesgos de bajo peso. Al satanizar la fórmula corremos el riesgo de avergonzar a mujeres que, por una u otra razón, deciden no dar chichi. Recordemos que, además de la lactancia materna, hay muchas otras formas de ayudar a los bebés a crecer y estar sanos con la información adecuada. (McCarthy, 2020)

¿Por qué parece que es una guerra contra la fórmula?

Mientras que en comunidades privilegiadas se puede utilizar la fórmula como un sustituto, en las comunidades marginadas la historia es distinta pues la fórmula se utiliza de manera incorrecta. En estas comunidades es necesario limitar la exposición que tienen a la fórmula, pues optar por la LME disminuye considerablemente el riesgo de desnutrición. Ahí les va porqué. Existen muchos riesgos relacionados al uso de la fórmula en comunidades vulnerables y de bajos recursos. Entre ellas, las siguientes:

  1. El presupuesto destinado a la compra de fórmula es de 30% o más del ingreso total de una familia pobre, por lo que comienzan a diluir la fórmula para que dure más (en palabras de #LauMiConcierge, “en lugar de ponerle 8 cucharaditas, ponen 2 y sólo pintan el agua”. Esta dilución provoca desnutrición, enfermedades e incluso la muerte. Además, lo que se gasta en fórmula podría utilizarse en otras necesidades del bebé, como atención médica. (Brink, 2018)
  2. La fórmula en polvo requiere una fuente confiable de agua limpia, que no está disponible para 780 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud. Si el agua no está limpia, se convierte en un problema de vida o muerte, debido a un mayor riesgo de diarrea e infecciones respiratorias (Brink, 2018)
  3. En un estudio realizado en comunidades marginadas en Lima, Perú se encontró que los biberones son importantes vías de transmisión de patógenos entéricos debido a prácticas inadecuadas de desinfección. El estudio reveló que los biberones estaban contaminados con bacterias fecales en un 43.8% (Rothstein, 2019)
  4. En 2008, UNICEF hizo un llamado a frenar la donación de fórmulas como ayuda humanitaria a comunidades marginadas, víctimas de desastres naturales, políticos, etc. tras el terremoto de Indonesia de 2006 y el tsunami de 2004. Tras realizar un estudio en estas comunidades, UNICEF encontró una fuerte correlación entre el consumo de fórmula y las muertes por diarrea en menores de 2 años en la provincia durante este período. Alrededor del 80 por ciento de los niños menores de dos años que se vieron afectados por el terremoto del 2008 recibieron fórmula infantil, que se entregó en bolsas de plástico transparente sin instrucciones sobre cómo prepararla. No se trata de gente con malas intenciones, sino que estos desastres afectan a familias que ya son pobres y ya contaban con malas condiciones de sanidad. (Sabarini, 2008)

Al ser inadecuado el uso de fórmula materna en comunidades marginadas, es lógico y necesario que instituciones como la WABA, UNICEF, etc. busquen establecer medidas jurídicas firmes con los gobiernos de cada país para regular la comercialización de fórmulas, basados en el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

Ok. Entonces, ¿a quién está dirigido el esfuerzo de la Semana Mundial de la Lactancia?

Mi percepción inicial (y equivocada) era que la Semana Mundial de la Lactancia estaba dirigida a las mamás. Estoy segura de que no soy la única que lo veía así porque en redes sociales se presentan los beneficios de la lactancia y se compara con el uso “óptimo” de la fórmula, generando un debate que también es importante tomar en cuenta “¿Qué es mejor, chichi o paz mental?”. Este debate agarra más fuerza conforme se normaliza la salud mental como conversación, pues la lactancia no es cosa fácil y requiere de mucho esfuerzo, compromiso, sacrificio y apoyo.

Sin embargo, la Semana Mundial de la Lactancia lo que busca erradicar es el uso INADECUADO de la fórmula, el que causa la desnutrición, enfermedades y muerte de 2.7 millones de niños al año. Y ADEMÁS promover la lactancia porque sí, es oro líquido o como quieran llamarle.

El esfuerzo en esta semana es un exhorto a los gobiernos, instituciones públicas, el sector privado y la sociedad civil a:

  1. Brindar acceso a asesorías calificadas sobre lactancia materna a todas las familias. Garantizar el acceso a estas asesorías requiere aumentar el presupuesto destinado a programas de lactancia y mejorar el seguimiento y aplicación de políticas, programas y servicios conexos
  2. Formar a los profesionales de la salud, particularmente parteras y enfermeras, para que ofrezcan asesoría calificada a las madres
  3. Garantizar estas asesorías como un servicio habitual de fácil acceso de salud pública y nutrición
  4. Colaborar con instituciones para establecer sistemas de colaboración que permitan la asesoría adecuada
  5. Proteger a los profesionales de la salud de la influencia de la industria de alimentos para lactantes (ONU, 2020)

Y por último, ¿qué propongo?

Mi primera propuesta siempre va a ser empatía y esa por lo general falla cuando estamos cerrados a conocer el punto de vista del otro. Es mucho más fácil ser empático cuando nos permitimos aprender cosas nuevas, así como cuestionar la forma en la que vemos el mundo. Eliminar los juicios a terceros puede ayudar a eliminar las culpas que tanto daño hacen a la salud emocional de las familias.

Mi segunda propuesta es informarnos, aunque creamos ya saberlo todo y aunque ya no vayamos a tener más bebés. La información debe venir de fuentes confiables con investigación que la respalde. Si estás por ser mamá, con más razón es importante que recopiles información de fuentes oficiales como la OMS, UNICEF, AAP, etc. que te ayude a tomar una decisión sobre la mejor forma de alimentar a tu bebé. Las redes sociales te ayudarán a conocer promotoras y asesoras de lactancia que pueden acompañarte y apoyarte, pero no hay nada mejor que ir a la fuente original de la información para tomar una decisión libre de sesgos personales. Una no sustituye a la otra y una asesora de lactancia puede hacer la diferencia entre una lactancia exitosa o fallida.

Mi tercera propuesta es presionar a las instituciones públicas y privadas correspondientes a hacer más por esos bebés que son víctimas de la desinformación, desnutrición y enfermedades. Exigir la presencia de parteras y asesoras de lactancia capacitadas en cada hospital público y privado en México. Existe una iniciativa de la UNICEF llamada “Baby Friendly Hospitals” que habla sobre este tema.

Debemos presionar a los profesionales de la salud a mantenerse actualizados. Es importante confiar en nuestro médico, pero es igual de importante que el médico sea capaz de responder todas nuestras dudas cuando cuestionamos sus recomendaciones comparando con la información que hemos obtenido de fuentes oficiales. Muchos profesionales de la salud más “old school” no se actualizan y no justifican sus decisiones pues creen tener la última palabra. Cuando, como mamá, te informas de fuentes oficiales, podrás encontrar a un médico que se adecúe a tus necesidades y las de tu bebé.

Y por último: paciencia. No todos aprendemos al mismo ritmo, ni todos aprendemos en el mismo orden. Si sientes que alguien está tomando una decisión desinformada, puedes ofrecer compartir bibliografía que le ayude a tomar una decisión informada, sin necesidad de imponer tu opinión.

Finalmente, quiero darle las gracias a #LauMiConcierge y Érika Ochoa (ambas especialistas en el tema) que me ayudaron a guiar mi investigación y procesar la información que encontré. Mil gracias a cientos de ustedes que me contaron sus historias de lactancia exitosa y sus historias de fórmula, con o sin culpas. Qué bonito saber que existe tanta gente que puede ver más allá de las diferencias entre una familia y otra y empatizar con lo difícil que es tomar decisiones tan grandes como mamá.

Bibliografía

WABA. (n.d.). WABA. From https://waba.org.my/wbw/

Brink, S. (2018). NPR. From Why The Breastfeeding Vs. Formula Debate Is Especially Critical In Poor Countries

Rothstein, J. D. (2019). NCBI. From https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6447096/

Sabarini, P. (2008). The Jakarta Post. From https://www.thejakartapost.com/news/2008/07/07/formula-milk-039dangerous039-humanitarian-aid.html

Global Breastfeeding Collective. (2018). From https://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/global-bf-scorecard-2018.pdf?ua=1#:~:text=*The%20World%20Health%20Assembly%20(WHA,and%20child%20nutrition%20to%202030.

ONU. (2020). From https://news.un.org/es/story/2020/08/1478222

OMS. (2021). From https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/infant-and-young-child-feeding

OMS. (2018). From https://www.who.int/nutrition/global-target-2025/infographic_breastfeeding.pdf

McCarthy, C. (2020). Harvard Health. From https://www.health.harvard.edu/blog/why-we-shouldnt-demonize-formula-feeding-2018040313557

Leave a Reply

Comentarios

  1. Zoe wrote:

    Muy interesante, jamás imaginé que los bebés alimentados con LM fuese menos de la mitad. Definitivamente informarte es fundamental para tomar cualquier decisión. Recordemos que cada quien hace lo que cree que es mejor y lo que funciona para su familia.

    Posted 7.31.21 Reply
%d bloggers like this: