Screen free

Vivo pegada al celular. No es congruente con una dinámica familiar mayormente screen free, o sí? No sé si sea congruente, pero en casa, los niños no acostumbran usar pantallas. Evitamos el iPad, celular y televisión frente a los niños. La Academia Americana de Pediatría (AAP) no recomienda más de una hora de pantallas entre los 3 y 5 años, y NADA (sí, NADA) de pantallas antes de los 2 años. Pero no es por eso que no promovemos pantallas. También dicen que el azúcar es el diablo y yo sí les doy azúcar… oops.

Entonces, por qué evito las pantallas para mis hijos? Ahí les va: Me gusta que sepan entretenerse solos. Me gusta que no dependan de un aparato, o incluso una persona o actividad para mantenerse entretenidos. Más bien, el concepto de entretenimiento me genera mucho conflicto. Siento que el entretenimiento es una distracción para evitar el aburrimiento, y creo que el aburrimiento es lo mejor que puede tener un niño. Si un niño se aburre, la imaginación se dispara y el cerebro se pone a trabajar.

Que lean, que inventen, que hagan travesuras. Eso quiero. Que se mantengan activos, que sean independientes, que se peleen y aprendan a resolver sus conflictos.

La primera pregunta, SIEMPRE, es “y no estás como loca corretéandolos todo el día?” Y, pues NO… No los correteo. Sí estoy pendiente, sí estoy cerca. Pero perfecto puedo “desaburrirme” igual que ellos, screen free. Al cambiar las pantallas por juego, aprendieron a jugar solos, o entre ellos. A veces sugiero actividades, pero ellos las desarrollan solitos (o me dan el avión y hacen lo que se les dé la gana). Sí tengo que ser arbirtro a veces, pero por lo general saben jugar sin mi intervención.

Les prendo la tele? Sí. A veces. No tiene un límite establecido porque no ha hecho falta. Pero si sumara las horas de tele al mes, no pasa de 5 horas. Al mes. En las carreteras SIEMPRE les presto el iPad para ver una película. Tienen derecho a una película por viaje. Y eso lo veo como “invertir” en nuestra seguridad. Si friegan menos, hay menos riesgo de tener un accidente.

Si me enfermo, si se enferman, o si algo se complica, les prendo la tele… no me meto el pie a mí misma. Hay muchos casos en los que sí hay pantallas. Aman tomar fotos con mi celular. Está bien o mal? No tengo idea, cada quién lo hace distinto. A mí me funciona así. Estoy 100% dispuesta a cambiar de parecer en el momento que se requiera de acuerdo a las condiciones que estemos viviendo.

Pero hoy, ahorita, se saben entretener solos cuando están aburridos. Prueba superada.

Leave a Reply

%d bloggers like this: