La mujer que eras antes

Instagram funciona de una manera curiosa. Una persona sube algo, y luego se repite como cadena, en distintos idiomas y con enfoques distintos. Es normal, también me pasa que mi fuente de “inspiración” es el post de alguien más. Hay gente que cae en plagios descarados, pero hay otros que realmente son “inspirados en…”

Entre plagios e inspiraciones, no tengo idea cuántas veces he visto este post, ni quién fue la persona que lo escribió originalmente. Pero dice algo así: “Eras alguien antes de ser mamá, y esa persona es importante” (You were someone before being a mom, and that person matters!).

Está bien darle importancia a la persona que eras antes. Sí, esa persona es MUY IMPORTANTE, pero esa persona ya no existe y no hay manera que vuelva a existir. Siento mucho si creían que regresarían a ser la persona que eran antes pero realmente es imposible. Te has convertido en otra persona, y esa persona ES MEJOR.

Es muy frustrante que hay días que no te da tiempo ni de bañarte, o a veces sientes que las sobras del plato de tu hijo te tiene con unos kilos de más. Podrás sentir que tu cuerpo nunca será el mismo, que ya ni te acuerdas qué te gustaba hacer. Si eres como yo, pensarás “Me encantaba salir al pedo, carajo y ahora no hay manera de dormirme después de las 10 PM”.

La persona que eras antes es importante, pero la persona que eres hoy vale tantas veces más. La persona que eres hoy sacrifica todo por sus hijos y además sigue buscando reencontrarse a sí misma para no “limitarse” a ser mamá, sino ser mucho más que eso. Hoy la mujer es malabarista por convicción: emprende, hace ejercicio, estudia, se involucra en todo tipo de causas. Qué importante es buscar sumarle valor a nuestras vidas, pero no necesitas buscar a la persona que eras antes para lograrlo, sino la persona que quieres ser mañana.

Qué te interesa? Qué te gustaría hacer? Cómo quieres balancear tu vida? Qué cuerpo quieres tener? Nuestra vida no es más que una mezcla de prioridades y decisiones. Si HOY no luchamos por la mujer que queremos ser, esa mujer nunca va a llegar. Recuerda a la mujer que eras antes, escoge lo que te gustaba de ella, y retómalo.

Agradece a la persona que eras antes por permitir convertirte en la persona que eres hoy, y súmale a la persona que eres hoy para ser quien quieras ser mañana. DECISIONES. PRIORIDADES. Que el tiempo no sea tu excusa.

Leave a Reply

%d bloggers like this: