Se fueron los juguetes

Hace unos meses hicimos limpia de juguetes. Estuvo rudo. El cuarto de juguetes se redujo a 1/4 parte de su volumen. Les pedí que mencionaran (de memoria, sin tenerlos en frente), los juguetes que MÁS les gustaran. La nórdica es más de “hacer” y menos de jugar, le encantan las manualidades. El nórdico es coleccionista de corazón, Lorenzo sabe PER-FEC-TO cuántos cochesitos tiene y dónde están. No se le pierde ni uno y eso que carga con colección completa cada que salimos a pasear. Ya se imaginarán, la nórdica sólo escogió 5 y el nórdico los agrupó y se salió con la suya:

  • 1. Los cochesitos
  • 2. Los superhéroes
  • 3. Los animales
  • 4. Los dinosaurios (aquí le falló, no los agrupó con los animales)
  • 5. Los aviones
  • 6. Los peluches
  • 7. Playmobil
  • 8. Legos
  • 9. Balones
  • 10. Lo cedió a su hermana por buen pedo (“y el tren?!?!?!?!?!” OBVIO agandallé la cesión y rescaté al tren.)

Reduje las colecciones a 10 piezas de cada una más o menos. A la nórdica le completé “colecciones” para que estuviera parejo. Todo lo que NO escogieron, se fue a una bodega. No, no lo regalé y no lo tiré (neta nunca hagan esto, todo tiene uso para alguien y hay demasiada basura en este mundo). Tenían 2 meses para rescatar, de memoria, el juguete que extrañaban. Adivinen cuántos extrañaron?

NINGUNO.

Hemos tratado de regalarles más experiencias y menos cosas materiales y lo han disfrutado muchísimo. La nórdica recibió mil invitaciones a comer por su cumpleaños y fue fan. Ella escogía el restaurante y todo el plan era para ella.

Y lo más importante, aprendieron a valorar los juguetes que sí tienen y entienden que un juguete mal aprovechado es más basura que el mundo no necesita. Yo no crecí cuidando el medio ambiente, pero estos hábitos se aprenden y se los puedo enseñar a mis hijos. Qué mejor que enseñarles a cuidar el planeta en el que viven y a disfrutar su vida y sus cosas mientras lo hacen?

Leave a Reply

%d bloggers like this: