Felices por siempre

Hace 8 años vivo con el papá de los pollitos. 8 años viviendo juntos, como 10.5 de novios y 6 años de casados. (Estimada lectora juzgona, quiero informarte que tus matemáticas son correctas, viví dos años en pecado).

8 años, la mayoría muy felices aunque no completamente fáciles. Hemos vivido muchísimas etapas y ambos coincidimos en calificar nuestra relación como <<ACONTECIDA>>. Cuando crees que ya dominas la etapa actual TOMALAAAAA te cae un nuevo madrazo y vuelves a ajustar.

Se han dado cuenta lo falsa que es la fantasía de “Con amor todo se puede”…? Quiero decirles, si aún no les cuentan, que el amor es la base para seguir echándole ganas, pero que sino lo haces funcionar con estrategias y objetivos, el amor ni de broma es suficiente. En mi enciclopedia de la vida, con corta experiencia y muchas páginas por llenar, el matrimonio idealmente es por amor, pero realmente es por intereses mutuos, como cualquier contrato.

Les voy a contar porqué me “interesa” estar casada con el papá de los pollitos, (deberíamos llamarlo “Mi Gallo” jajajajaja):

  1. Sus valores y los míos son similares, nuestra familia crece con valores congruentes
  2. Él valora mi papel como mamá de tiempo completo y yo me lo tomo muy en serio. Él lo fomenta y lo permite… digamos que lo patrocina (esto tristemente puede verse como un interés económico)
  3. Ambos nos motivamos para crecer más y ser mejores, él me impulsa para ser cada día mejor profesional, social, familiar y espiritualmente
  4. Me releva cuando yo no puedo cumplir con mis funciones de mamá, ama de casa, hija, hermana, lo que sea, y sea por la razón que sea.
  5. Es excelente para resolver una crisis, y yo en las crisis soy malísima. Yo soy buenísima para la rutina y a él no se le da esta parte
  6. Me da estabilidad y esto para mí es FUNDAMENTAL… no se trata de mandarlo a la fregada cuando nuestra situación esté inestable. Se trata de juntos fomentar una relación estable a pesar de la incertidumbre que nos rodea. Se trata de hacer que el amor busque mantener intereses en común y que la relación avance y no se estanque.
  7. Me podría seguir, pero la neta lo demás se lo digo a él… entendieron el punto, no?

Sí, nos queremos. Y eso hace que luchemos cuando nuestros intereses se des-cuadran. Cuando la cosa se pone complicada, buscamos objetivos y hacemos planes para seguir juntos porque los dos estamos segurísimos que neta sí nos queremos. 8 años viviendo juntos y todavía nos tropezamos con los zapatos del otro, pero en nuestros peores momentos, buscamos cómo re-alinear nuestros intereses porque no hay interés más grande que el de querer estar juntos.

Leave a Reply

%d bloggers like this: